Bardzo tanie apteki z dostawą w całej Polsce kupic levitra i ogromny wybór pigułek.

Glorificaciones que matan.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Glorificaciones/matan/humillan.
Imprimir
Versión para imprimir
TRIBUNA: JESÚS CASQUETEGlorificaciones que matan. y humillan JESÚS CASQUETE 24/09/2010
Jamás seremos capaces de solventar la duda de qué suerte hubiese corrido el fenómeno terrorista en el PaísVasco-Navarro si la glorificación de los etarras por parte del nacionalismo radical no hubiese encontrado lapermisividad política, judicial y social de que ha venido disfrutando durante demasiado tiempo.
La pregunta al respecto de las trabas que desde el Estado de derecho se pueden legítimamente poner a laespiral de violencia en todo lo que tiene que ver con el ensalzamiento de los gudaris ha irrumpido tarde en lasagendas política y mediática, aunque tal vez no demasiado tarde.
El diccionario de la Real Academia Española recoge dos acepciones encontradas del verbo "glorificar": 1)hacer glorioso a algo o alguien que no lo era; y 2) reconocer y ensalzar a quien es glorioso tributándolealabanzas. Cada vez que el abertzalismo radical verbaliza en actos públicos muestras de cariño haciamiembros de ETA fallecidos o encarcelados, los exhibe profusamente en iconografías varias en mítines,concentraciones y manifestaciones, y les dedica aplausos, lo hace siempre desde la segunda acepción.
Escenificaciones y declaraciones de esta naturaleza y propósito han sido cotidianas en las últimas décadas yaún hoy no resultan anecdóticas. Sigue siendo pertinente, pues, indagar si en un sistema democráticoencuentra acomodo la aprobación pública de quienes dan muestras inequívocas de su desprecio por las máselementales normas de convivencia.
El posible encaje del culto a los caídos en un sistema democrático no es una cuestión novedosa. KurtTucholsky, escritor alemán de origen judío, pacifista y de izquierdas, fue durante el periodo de entreguerrasun crítico acerado del nacionalismo alemán. A él debemos una frase que, aún hoy, sigue manteniendo plenavigencia en todos aquellos escenarios en los que la violencia terrorista es una práctica que goza de cierto apoyosocial: "Toda glorificación de un caído en el curso de una guerra se traduce en tres muertos en la guerrasiguiente".
En su penetrante concisión, el aforismo nos remite a la cuestión de cómo obrar en una esfera garante de losderechos civiles cada vez que asistamos a esfuerzos coordinados por ensalzar la violencia terrorista y a suspracticantes. Si de lo que se trata es de poner coto a la violencia y de avanzar hacia una sociedad en la que seimponga la resolución pacífica de los conflictos, urge que los actores implicados dejen de encumbrar a susmártires particulares.
Que sus fieles (puesto que de una religión política hablamos) dejasen de rendir culto en actos de carácterprivado a los gudaris sería sin duda un síntoma de que el proceso de pacificación avanza por la sendaadecuada, aunque su supervisión sea algo que necesariamente queda fuera del alcance de un Estado dederecho escrupuloso en el respeto de la esfera íntima de sus ciudadanos; ese, si acaso, sería el espacioreservado a las muestras de cercanía afectiva hacia penados y muertos.
Sin embargo, desde el momento en que se practica un homenaje en la esfera pública, el acto adquiere unadimensión política. Ahí es lícita la intervención de las autoridades.
Más aún, poner freno a las prácticas glorificadoras constituye un imperativo moral de toda sociedad decente,esto es, de aquella sociedad en la que sus instituciones no humillen (en este caso por su inacción y omisión) alas víctimas y sus allegados ni, por extensión, al resto de la ciudadanía que asiste al asesinato deconciudadanos por quiénes son, pero más a menudo por lo que representan (miembros de las fuerzas deseguridad y de la judicatura, concejales y responsables de partidos políticos en general, periodistas, etcétera).
Los actos aprobatorios de los victimarios, y con ellos de sus delitos, son los canales a través de los cuales operade forma concreta la humillación.
Toda expresión pública de simpatía con los gudaris equivale a confesar una identificación incondicional conlos caídos en acto de combate o purgando pena por sus actividades asesinas, a transmitir a la audiencia elmensaje de que eran nosotros (o son, en la medida que están presos).
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Glorificaciones/matan/humillan.
La apuesta por concatenar a vivos y muertos (o en prisión) no es inocente. En estos casos, el culto cumplevarias funciones que, consideradas conjuntamente, están llamadas a reproducir la violencia.
En primer lugar, sirve de mecanismo integrador parauna comunidad urgida de referentes cohesionadores,imperativo tanto más perentorio cuanto más hostil se va convirtiendo su entorno socio-político y culturalcomo consecuencia del descrédito mayoritario que merecen las acciones armadas entre la población. Asistir aun ritual glorificador de un etarra actualiza el compromiso con la causa de la feligresía asistente y, de formavicaria, de todos los miembros y simpatizantes del nacionalismo radical.
Elevar al gudari muerto al panteón del culto nacional implica, en segundo término, ofrecer a las generacionespresentes y a las venideras, a esa juventud alegre y combativa, un ejemplo en obra del camino a seguir. Elhéroe se erige en una figura pedagógica y socializadora, referencial y digna de mimesis, que cumple la misiónde estimular el valor y resolución en sus correligionarios mediante el ejemplo.
En tercer lugar, la exaltación del héroe caído en nombre de la patria como muestra de la más sublime ydesinteresada abnegación sirve como ocasión para expresar en público la legitimidad de la acción violenta, noya solo de forma retrospectiva, sino también en el presente.
En suma: servir de argamasa grupal, socializar en el heroísmo y legitimar la lucha armada son tres razonessuficientes para que los miembros de la comunidad nacionalista radical se sientan interpelados por la"obligación moral" de homenajear a los gudaris, según expresó un destacado dirigente ultraabertzale. Las consecuencias a corto y medio plazo de dicha glorificación son inmediatas: alimentar la cronificación dela violencia.
Las consideraciones aquí esbozadas apuntan a un horizonte moral bien diferente del señalado por esedirigente. Un escenario en el que ni las víctimas ni el resto de la sociedad se vean humillados al asistir a laapoteosis de quienes han asesinado, o lo han intentado, en nombre de un proyecto político. Un escenario en elque a la violencia física padecida por las víctimas no siga la violencia simbólica de contemplar la exaltación delos victimarios. Ya va siendo hora.
EDICIONES EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200

Source: http://www.bideo.info/buesa/pdf/elpais20100924.pdf

Mk:@msitstore:c:\documents%20and%20settings\administrador\mis%2

3.5 The exec Function The fork function creates a copy of the calling process, but many applications require the child process to execute code that is different from that of the parent. The exec family of functions provides a facility for overlaying the process image of the calling process with a new image. The traditional way to use the fork–exec combination is for the child to execut

Microsoft word - 912001rj pdf pil update

Important new safety information Please read this information carefully as it may be relevant to you and may need to discuss it with your doctor. The new safety information affects Chapters 2 and 4 of the alli package leaflet. The updated sections are below. 2. Before you take alli Do not take alli • If you are pregnant or breast-feeding. • If you are taking ciclo

Copyright © 2010-2014 Medical Articles